HistoriasVilla Mercedes

❤️ El empeño de Amuyen: Una historia de amor y éxito en la producción alimentos

0

En medio de un emprendimiento en pleno crecimiento, los alumnos de Amuyen no solo continúan con sus actividades diarias, sino que también reciben pedidos de empresas locales que aprecian sus productos únicos.

Mónica Basavilbaso, la encargada del área de masitería, nos cuenta sobre su emocionante viaje en la tercera producción a gran escala, solicitada por una destacada empresa de la región. “Estamos produciendo 150 cajas de media docena de alfajores de chocolate blanco y negro”, explica Mónica. El proceso comienza con los jóvenes elaborando las tapitas de los alfajores, seguido del relleno y el baño en chocolate. Cada alfajor se presenta con esmero en contenedores diseñados especialmente y se empaqueta con cuidado en bolsitas de polipropileno, garantizando la higiene y llevando la fecha de vencimiento, además de un mensaje especial de la institución.

“Hemos asumido desafíos aún mayores en el pasado”, agrega Mónica, “pero lo más importante para nosotros es que la gente conozca nuestros productos, porque detrás de cada uno hay un tremendo esfuerzo y dedicación. Además de los alfajores, preparamos a diario una variedad de delicias, como alfajores de maicena, pepas y pastafrolas. Estamos en constante actividad, y lo disfrutamos enormemente”, enfatiza con pasión.

Dale clic

Jonathan Rodríguez, uno de los asistentes, comparte su entusiasmo por las tareas diarias y la compañía de sus colegas. “Llevo 6 años aquí, y hemos aprendido muchas cosas importantes, como la puntualidad y la responsabilidad con los elementos de protección, como cofias, barbijos y delantales”, dice con una sonrisa.

Pero eso no es todo lo que Amuyen tiene para ofrecer. Frente a la institución, ubicada en Sargento Baigorria 223, se encuentra un local donde se venden todos los productos que los estudiantes crean con amor y dedicación. Desde panes de molde hasta galletitas, facturas, marineras, grisines, rasquetas, bizcochitos y tortas, entre otros. “En la panadería, encontrarán todo lo que creamos, y estamos aquí desde las 8:30 hasta las 16:30. Producimos en gran cantidad, y cada venta contribuye al crecimiento de nuestro centro de día. Estamos aquí para servir a quienes necesiten nuestros productos, y nuestros jóvenes los hacen con un inmenso cariño”, concluye Mónica, irradiando orgullo por el trabajo de todos en Amuyen.

Tu opinión es importante

Comments

Comments are closed.