La Provincia

馃彞 Dos enfermeros de Justo Daract le salvaron la vida a un nene que ahog贸 con un caramelo

0

Silvio Cartasegna y su esposa Silvina Bruno estaban en su casa del barrio Jard铆n Ferroviario en Justo Daract cuando vieron por la ventana que una vecina les hac铆a se帽as desesperadas. En sus brazos tra铆a a uno de sus hijos desvanecido. Solo fueron segundos, pero para los involucrados fue un tiempo eterno. Pero sin el r谩pido accionar de la pareja, la historia ser铆a otra. Todo qued贸 registrado en el video de seguridad de su casa.

AnuncioDale clic

Silvio tiene 44 a帽os, y hace 21 que es enfermero en el Hospital de Justo Daract. Silvina tiene 43 y hace 20 que tambi茅n es enfermera; ahora ella ejerce en el Hospital de La Ribera en Villa Mercedes. El destino o la suerte quiso que estuvieran el mi茅rcoles en su casa para poder asistir al peque帽o de unos 2 o 3 a帽os que se hab铆a ahogado con un caramelo.

鈥淭odo fue muy r谩pido. Fueron 30 segundos en que no dudamos en actuar; para eso estamos preparados鈥, dijo Silvio al recordar el momento vivido junto a su esposa.

Anuncio Dale clic

鈥淗emos visto accidentes en la calle y hemos ayudado, pero nunca nos pas贸 algo as铆 en casa鈥, coment贸 y sigui贸 contando. 鈥淰i cruzar la calle a unas se帽oras por la ventana y me hac铆an se帽as, no entend铆a qu茅 pasaba y sal铆 para ver qu茅 quer铆an鈥.

Cuando Silvio y Silvina salen, el reloj de la c谩mara de seguridad marcaba las 18:51. Se ve a dos mujeres con ni帽os en brazos y desesperadas. Las im谩genes muestran que intercambian palabras, y el r谩pido accionar de los enfermeros.

鈥淟a mam谩 del nene solo me dec铆a: 鈥楢yudalo, le pasa algo al nene鈥. Lo agarr茅 y lo empezamos a evaluar, y vimos que estaba totalmente desvanecido. En un momento da como un llanto, pero se cort贸 inmediatamente. Lo pusimos boca abajo para ver c贸mo reaccionaba y ah铆 la se帽ora nos dice que estaba comiendo un caramelo鈥.

Al conocer esta informaci贸n, los enfermeros no dudaron en aplicar la maniobra de Heimlich para que el peque帽o pudiera expulsar el dulce. En el primer intento no lo lograron; por eso, Silvina le abri贸 la boca al nene e introdujo sus dedos mientras su esposo aplicaba de nuevo la maniobra. Con esto lograron destrabar el caramelo que fue expulsado, y el peque帽o volvi贸 a respirar con normalidad.

Anuncio

Banner Fragancias

鈥淔ueron segundos, pero pareci贸 una eternidad, y termin贸 bien鈥, dijo.

Fuente: ED

Tu opini贸n es importante

Comments

Comments are closed.