Entrevistas VMIVilla Mercedes

ūüí≥ Impactante historia: Entrevista a un estafador virtual

0
Dale clic

Hace un par de d√≠as recib√≠ varias llamadas que no atend√≠, con n√ļmeros de tel√©fono cuya caracter√≠sticas pertenec√≠an a otras provincias, pero luego de que mi se√Īora recibiera llamadas de n√ļmeros similares, decid√≠ llamar yo para ver qu√© era. Del otro lado me atendi√≥ una voz masculina, muy correcta, dici√©ndome que eran parte de una oficina de atenci√≥n al cliente de una de las tarjetas de cr√©dito que utilizo. Luego de aparentemente chequear el motivo de las llamadas que me hab√≠an realizado, me explica que era por una compra retenida, realizada a mi nombre. Un televisor de 52 pulgadas. Estando muy seguro de los medios de seguridad que utilizo, not√© la posible estafa, y le segu√≠ el juego para hacerle perder el tiempo y burlarme. Luego de re√≠rme del estafador, recib√≠ un mensaje de whatsapp con un insulto que no voy a repetir. Entonces, una peque√Īa alarma se encendi√≥ en mi cabeza, la que me hace analizar mis propias conductas cuando hago o podr√≠a estar por hacer algo indebido. ¬ŅQui√©n era yo para burlarme de la persona que estaba del otro lado? ¬ŅCu√°nto sab√≠a yo de lo que estaba viviendo esa persona? Algunos de los que me conocen saben que adem√°s de dedicarme al arte, tambi√©n tengo un m√°ster en criminolog√≠a, y esta ciencia estudia tambi√©n el origen del delito. ¬ŅC√≥mo pod√≠a yo ponerme en juez de las actitudes de un otro, cuando lo que aprend√≠ era otra cosa? Entonces, en vez de contestar el insulto, le propuse hacerle una nota an√≥nima. Yo no sabr√≠a m√°s de lo que √©l decidiera contarme.
La persona del otro lado leía los mensajes, pero no contestaba. Yo ya había encontrado un sesgo de humanidad, quizás hasta de culpa, y además una historia, y Dios sabe que no me detengo cuando encuentro una buena historia.
Al final, el contest√≥. Le llamaremos ‚ÄúJuan‚ÄĚ, para dotarlo de esa humanidad que el anonimato le quita.
Juan es un hombre adulto, no se encuentra en nuestra provincia, se animó a hablar conmigo, quizás porque necesitaba hacerlo. Quizás porque todos necesitábamos escucharlo… y yo pregunté.

C√©sar– Juan, ¬Ņconsider√°s que lo que haces es un trabajo?

AnuncioDale clic

Juan– Mir√°‚Ķ como esta la cosa lo tomo como un laburo, porque una, estoy preso, y tengo familia, y llevo 8 a√Īos en cana.

C√©sar– ¬ŅCu√°ntas horas al d√≠a trabaj√°s?

Anuncio Dale clic

JuanРTodo el día, casi. Transpiramos la camiseta porque por ahí hay requisa y podemos perder el celu, y se perdio el trabajo.

C√©sar– ¬ŅCu√°nto gan√°s por mes?

Anuncio

Banner Fragancias

Juan– Es relativo‚Ķ Por ah√≠ caen, por ah√≠ no cae nadie‚Ķ pero es parejo, somos muchas bocas. ¬ŅC√≥mo te puedo decir? Es una empresita‚Ķ si ganamos, repartimos todo iguales, pero por eso no te digo que es como un trabajo, porque por ah√≠ pod√©s tener mucha suerte y llevarte mucha, y por ah√≠ pasan semanas y no hac√©s ni un mango

C√©sar-¬ŅHab√≠as realizado otras actividades ilegales o empezaste con estas?

JuanРNo… como esto no… yo por lo menos nunca… pero estoy pagando una condena por robo, y lamentablemente tenés que seguir luchando por tu familia que dejaste sola a la deriva… solos…

CésarРJuan, crees que la situación actual de la economía del país es parte de lo que te lleva a dedicarte a esto?

Juan– ¬°S√≠! yo creo que no solo los presos hacemos esto. Se que afuera tambien hay gente que lo hace, por c√≥mo est√° la cosa, y prefieren hacer esto que meter un ca√Īo, que venis con siete a√Īos m√≠nimo de c√°rcel mas la residencia.

C√©sar– Si te ofrecieran otro trabajo, en el que ganaras igual, ¬Ņlo har√≠as?

JuanР¡Sí! Siempre espero la oportunidad de cambiar mi vida… no solo por mi, si no tambien por mi familia.

C√©sar-¬ŅPens√°s en la gente a la que estaf√°s?

Juan– Si‚Ķ ovbio que pienso en el da√Īo‚Ķ no soy ignorante. Aparte, tambi√©n conozco de Dios, y se que est√° mal, pero‚Ķ no quiero atajarme con lo que digo,pero no me queda otra‚Ķ los jueces y los fiscales son muy duros‚Ķ te dan a√Īos como si fueran caramelos, y no te ayudan a nadie a no reincidir cuando sal√≠s. El mismo sistema est√° hecho para que esto sea un negocio, y nosotros somos para ellos su ratoncito de laboratorio.
Es m√°s, hacen m√°s c√°rceles, pasan un presupuesto a la Naci√≥n, que nada que ver de comida, de trabajo, de todo‚Ķ y son mentiras‚Ķ no dan nada‚Ķ Si solo somos un n√ļmero para ellos‚Ķ para que crezca su corrupci√≥n. Ac√°, hasta la misma polic√≠a te trae las cosas: celulares, droga, cargadores‚Ķ todo es corrupto. Y eso ni bola le dan los jueces, con tal de que ellos tengan su parte. Es todo una cadena alimenticia.

C√©sar-¬ŅHay mucha competencia en lo que hac√©s?

Juan-Sí, muchisima. Me he encontrado con locos que jaquean piola de Venezuela, que trabajamos un par de veces en conjunto por que ellos nesecitan la voz, y tienen ususarios y claves de banco entonces nosotros le caemos con algun chuko para colarle a la cuenta y darle, como quien dice

C√©sar-¬ŅSo√Ī√°s con un pa√≠s mejor?

Juan– S√≠‚Ķ yo todos los d√≠as sue√Īo con estar libre, y tener un trabajo y poder
mandar a mis hijas al colegio… que tengan para comer… vestir… se que lo material no es todo, pero es indispensable.

C√©sar-¬ŅQuer√©s algo distinto para tu familia, o no te molestar√≠a que se dediquen a lo mismo?

JuanРQuiero lo mejor para mis hijas… que tengan un futuro mejor que el mio… no como yo que pase toda mi vida en cana… me moriria si algo malo, como a mi, les pasara.

Juan se anim√≥ a enviarme algunos audios. Me explic√≥ que hablar conmigo era peligroso. Le pod√≠a costar el trabajo, el pabell√≥n, o incluso la vida misma. Me volvi√≥ a repetir su gran preocupaci√≥n, que era su familia, y me reiter√≥ su denuncia contra un sistema que est√° hecho para que no puedas liberarte de la delincuencia. Me trato con humildad de ‚Äúhermanito‚ÄĚ, y no dej√≥ de hacerme saber que se sent√≠a solo una parte peque√Īa de un aparato de corrupci√≥n que utiliza las c√°rceles para sostenerse.
Quiero aclarar, para terminar esta nota, que no justifico la delincuencia, pero siempre hay que saber de d√≥nde proviene para intentar buscar una soluci√≥n. ‚ÄúEl conocimiento os har√° libre‚ÄĚ, dec√≠a S√≥crates. Hay muchas personas que creen que para acabar con la delincuencia hay que acabar con el delincuente. Los escucho y leo todos lo d√≠as. No coincido para nada con eso. Los delincuentes existen porque son parte de un sistema que los necesita. Entonces cambiemos el sistema, pero all√≠ aparecen los que piensan en revoluciones de odio‚Ķ ¬Ņ Y si quiz√°s sean las peque√Īas cosas que cada uno pueda aportar a la sociedad lo que haga que algo cambie, desde el lugar que nos toca?
En dos meses, a mi me entraron a robar siete veces. So√Ī√© con agarrarlos. Me angusti√©. Los odi√©. Y ahora me pregunto, si los hubiese agarrado, ¬Ņhabr√≠a menos delincuentes? ¬ŅO habr√≠a m√°s Juanes lejos de sus hijas, viendo c√≥mo sobrevivir y regalando dinero a alguno de sus carceleros? Y pregunto, sin tener la respuesta, ¬Ņcu√°l es la soluci√≥n?

César Albarracín

Tu opinión es importante

Comments

Comments are closed.