EconomíaPolítica

ūüďČ El Wall Street Journal advierte sobre un posible colapso del peso argentino

0

El art√≠culo de¬†The Wall Street Journal¬†(WSJ) titulado “El D√≠a de la Marmota”, que lleva la firma de Mary Anastasia O‚ÄôGrady, hace referencia a las reiteradas crisis econ√≥micas locales derivadas de la pol√≠tica y sobre la¬†posibilidad de otro colapso del peso a medida que se acerca la elecci√≥n presidencial.

El art√≠culo asegura que los argentinos, al ahorrar en d√≥lares, se han convertido en los “especuladores de divisas m√°s sofisticados del mundo”.

La autora de la nota relaciona el Día de la Marmota (una tradición estadounidense que predice cuándo llegará el invierno y que fue retratada en la famosa película protagonizada por Bill Murray) con las reiteradas crisis de la moneda argentina, que atribuyen a la emisión descontrolada.

Dale clic

“La semana pasada,¬†la Argentina lleg√≥ a un acuerdo con Beijing para aprovechar casi 3000 millones en yuanes¬†de una l√≠nea de intercambio de divisas que los dos pa√≠ses renovaron en junio”, detalla el art√≠culo que lleva la firma de O‚ÄôGrady.

En ese sentido, contin√ļa: “El anuncio, en el que China juega el papel de¬†prestamista de √ļltima instancia¬†para la Argentina, se produjo¬†dos d√≠as despu√©s de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegara a un acuerdo preliminar con Buenos Aires para desbloquear el acceso a US$ 7500 millones”.

Por su parte, el FMI manifest√≥ que¬†el dinero est√° “destinado a respaldar los esfuerzos pol√≠ticos de la Argentina y las necesidades de la balanza de pagos a corto plazo‚ÄĚ,¬†incluidas las obligaciones con el propio Fondo, explica el art√≠culo del WSJ. “En otras palabras,¬†le est√° dando dinero a su “cliente” para que no entre en mora¬†por su deuda de US$ 44.000 millones‚ÄĚ.

Seg√ļn se√Īala el medio estadounidense, “el acuerdo necesita la aprobaci√≥n del directorio (board) del FMI, que puede llegar a finales de este mes‚ÄĚ. Mientras tanto,¬†la Argentina ha utilizado el pr√©stamo de China ‚ÄĒy la ayuda de Qatar‚ÄĒ para mantenerse al d√≠a con el FMI.

Sin embargo, advierte que¬†“nada de esto resolver√° los problemas fiscales y monetarios que aquejan al pa√≠s.¬†Con la inflaci√≥n corriendo a una¬†tasa anual del 115%,¬†no hay un verdadero apetito por mantener los pesos.¬†Las reservas internacionales netas se han desplomado¬†y ahora son negativas”.

El Banco Central de Argentina est√° imprimiendo m√°s pesos de los que el mercado quiere mantener,¬†porque el Gobierno, “que est√° en bancarrota”, los necesita para pagar sus cuentas, explican en el Wall Street Journal. Y agregan: “Esto no es nuevo en la Argentina.¬†Los sucesivos gobiernos han generado episodios repetidos de alta inflaci√≥n durante d√©cadas”.

En un art√≠culo de agosto de 2019 en Forbes, el economista, Steve Hanke, resumi√≥ la historia: “Para enumerar solo algunos de los principales colapsos del peso argentino: 1876, 1890, 1914, 1930, 1952, 1958, 1967, 1975, 1985, 1989, 2001 y 2018”.

“Desde que la inflaci√≥n argentina comenz√≥ a despegar nuevamente en 2007, hasta fines de 2022, la oferta monetaria total creci√≥ en promedio al 30,7% anual, seg√ļn el Ministerio de Econom√≠a. La inflaci√≥n general creci√≥ a un promedio anual de 35,1% seg√ļn Nicol√°s Cachanosky, director del Centro para la Libre Empresa de la Universidad de Texas, El Paso”, remarca el informe.

Asimismo, el diario estadounidense enumera las causas y consecuencias de la crisis:

  • Los controles de capital exacerban la escasez de divisas.
  • Los d√≥lares que ingresan al pa√≠s tienen que pasar por el Banco Central (BCRA), que los cambia por pesos.
  • La compra de d√≥lares para viajar al exterior o para pagar importaciones tambi√©n se realiza a trav√©s del BCRA.
  • Existen m√°s de 10 tipos de cambio oficiales, de los cuales ninguno refleja el mercado.
  • El tipo de cambio del Banco Central para el comercio (d√≥lar oficial) es de alrededor de $ 290 por d√≥lar, mientras que en el mercado negro (d√≥lar blue) es de $ 590.

“Deshacerse de pesos para acumular d√≥lares es un pasatiempo nacional para los argentinos”, se√Īala. Y agrega:¬†“Los inversionistas, sabiendo que no pueden invertir capital en el pa√≠s a tasas de mercado o sacarlo cuando quieran, tienden a irse a otra parte.¬†El estancamiento del crecimiento econ√≥mico argentino no es un misterio”.

Desde el WSJ, se√Īalan: “El BCRA ha tratado de contrarrestar su imprudente impresi√≥n de pesos vendiendo instrumentos a plazo de alto rendimiento a los bancos. Las Leliq a 30 d√≠as, como se llaman estos veh√≠culos, ahora tienen una tasa anualizada efectiva de alrededor del 155%.¬†El objetivo es absorber el exceso de pesos en circulaci√≥n”.

Y suma: “Sin embargo, incluso con un diferencial saludable de Leliq sobre la inflaci√≥n actual, la demanda de la moneda est√° cayendo. Tal vez sea porque¬†los argentinos esperan que la inflaci√≥n futura sea a√ļn mayor y entienden los riesgos de una mayor liquidaci√≥n que probablemente desencadene una espiral hiperinflacionaria. Esto es particularmente cierto en un a√Īo de elecciones presidenciales”.

Para The Wall Street Journal, “las autoridades argentinas culpan de la crisis monetaria al clima y el FMI est√° algo de acuerdo.¬†En su justificaci√≥n del √ļltimo acuerdo para liberar nuevos fondos, a pesar de que el pa√≠s no cumpli√≥ con los ‘objetivos clave del programa’, el Fondo se√Īal√≥ la sequ√≠a prolongada que afecta la producci√≥n agr√≠cola”.

El WSJ adem√°s advierte: “El vecino Brasil tambi√©n ha experimentado una sequ√≠a. Sin embargo, la inflaci√≥n brasile√Īa est√° en 3,19% anual, comparable a la de EE.UU”. Y concluye con una menci√≥n al pa√≠s vecino: “Felicitaciones al presidente del Banco Central brasile√Īo, Roberto Campos Neto, y a su directorio, quienes restringieron el cr√©dito cuando el gasto p√ļblico amenaz√≥ con socavar la estabilidad de precios. El banco ha mantenido su tasa de pr√©stamo a un d√≠a en 13,75% durante el a√Īo pasado, a pesar de la presi√≥n del presidente Luiz In√°cio “Lula” da Silva para seguir una pol√≠tica m√°s flexible”.

Tu opinión es importante

Comments

Comments are closed.