Nacionales

ūüó£ÔłŹ ‚ÄúMe hab√≠a resignado‚ÄĚ: el crudo relato de la joven abusada sexualmente por el taxista detenido tras ocho a√Īos pr√≥fugo

0

‚ÄúNena, no sab√©s lo que esper√© para hacerte este llamado‚ÄĚ.

Cuando le son√≥ el tel√©fono, este mi√©rcoles a la tarde,¬†Manuela Ponz¬†(28) estaba mirando una pel√≠cula con su Alfonso (2). Del otro lado, la secretaria de Pol√≠tica Criminal del Ministerio de Seguridad de la Naci√≥n,¬†Mercedes La Gioiosa, le dio la noticia que la joven estaba esperando desde hace ocho a√Īos:¬†Tito Franklin Escobar Ayll√≥n, el taxista acusado de abusar sexualmente de ella en 2015, hab√≠a sido capturado en Bolivia.

‚ÄúAh√≠¬†se me afloj√≥ todo. Abrac√© a mi hijo, llam√© a mi vieja, llor√©. Lo festej√© como la Copa del Mundo. Despu√©s le avis√© a mi marido, que lleg√≥ a casa en dos minutos, y me sent√© a tomar unos mates con una sensaci√≥n que desconoc√≠a o, al menos, que hab√≠a perdido hac√≠a mucho:¬†esperanza, entusiasmo‚ÄĚ, cuenta Manuela a¬†Infobae, casi 24 horas m√°s tarde.

Dale clic

Y sigue: ‚ÄúLe ten√≠a mucho miedo a este momento. No tanto por la situaci√≥n en s√≠, sino por m√≠.¬†Ten√≠a miedo de reaccionar mal, de volver atr√°s, de revisar, pero lo acept√© con bastante dignidad.¬†Lo que viene es duro. Me hab√≠a resignado a que ya no iban a encontrarlo‚ÄĚ.

Cuando dice ‚Äúlo que viene‚ÄĚ, la joven hace referencia al litigio judicial que va a tener que enfrentar Escobar Ayll√≥n, quien est√° acusado de¬†abuso sexual agravado. ‚ÄúHace ocho a√Īos que estoy lista para que llegue ese momento. No para mirarlo y decirle algo porque jam√°s me interes√≥ √©l.¬†Prefiero ignorar a los violadores. Pero si pens√©, y mucho, lo que quisiera decirle a la Justicia‚ÄĚ, apunta Manuela que, despu√©s de cursar la carrera de Derecho en la Universidad de Buenos Aires, se recibi√≥ de abogada y mont√≥ su propio estudio jur√≠dico ‚ÄúConsuleg‚ÄĚ.

Este a√Īo se recibi√≥ de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires

Durante muchos a√Īos,¬†Manuela dej√≥ de ser Manuela Ponz y pas√≥ a ser ‚ÄúManuela, la chica abusada por el taxista‚ÄĚ. ‚ÄúHab√≠a un estigma sobre mi nombre y sobre mi cara imposible de sacar.¬†Me acuerdo de dar notas y que conductores de un noticiero del¬†prime time¬†me dijeran, mir√°ndome a los ojos: ‚ÄėA vos te arruinaron la vida, ¬Ņno?‚Äô. Es terrible porque no te dejan otro lugar y, adem√°s,¬†se te exige que respondas al est√°ndar de buena v√≠ctima que propone el sistema patriarcal en el que, si sos violada, no serv√≠s m√°s para nada. Es muy injusto porque, adem√°s de violarnos y de violentarnos, encima nos dan las pautas de c√≥mo tiene que ser despu√©s.¬†Para m√≠ fue un proceso largo entender que ‚Äėeso‚Äô, que dur√≥ 30 minutos, no pod√≠a representarme el resto de mi vida‚ÄĚ, cont√≥ la joven a este medio en la presentaci√≥n de su libro ‚ÄúLa mala v√≠ctima‚ÄĚ.

Actualmente, Manuela vive en la provincia de Santa Cruz. Est√° casada con¬†Juani Acu√Īa Kunz¬†y embarazada por segunda vez: espera una hija para noviembre. ‚ÄúTengo una vida muy hermosa y tem√≠a que este momento la ensuciara. Me cost√≥ mucho construir todo esto, pero entend√≠ que¬†nadie puede destruir nada que una construya de adentro hacia afuera‚ÄĚ, asegura.

Tras recibir la noticia del arresto y detenci√≥n de su abusador, dice que sinti√≥ ‚Äúalivio‚ÄĚ. ‚ÄúHubo algo que se destrab√≥. Si bien¬†no era un tema que arrastraba y me estancaba, notaba que a veces ten√≠a apagones emocionales o subidas y bajadas muy feas. No era muy seguido, pero eran muy fuertes. Cuando lo encontraron, autom√°ticamente, me acord√© de esos momentos y los linki√©. Fue como si hubiese abierto un libro lleno de respuestas que necesitaba‚ÄĚ, dice.

‚ÄĒAhora que te recibiste de abogada y habiendo atravesado todo lo que atravesaste, ¬Ņcu√°les cre√©s que son las falencias del Sistema Judicial con respecto a las v√≠ctimas de violencia?

‚ÄĒLos jueces atornillados en sus despachos, desconectados de la realidad, a los que no se les puede tocar el cul@. Esos son c√≥mplices del silencio y el dolor que vivimos todas nosotras. Se tienen que morir todos. O los tenemos que sacar a patadas. No podemos vivir as√≠. Yo tengo una hija en camino. Ojal√° nunca tenga que atravesar una situaci√≥n as√≠. M√°s all√° de eso,¬†quiero luchar por una Justicia que te escuche, que te crea, que te contenga y que te acompa√Īe. No que te excluya y te haga mierda, como me hizo a m√≠.

‚ÄĒ¬ŅQu√© le dir√≠a la Manuela de hoy a la Manuela de los d√≠as posteriores a la madrugada del 18 de abril de 2015?

‚ÄĒLe dir√≠a ‚ÄúGracias‚ÄĚ. Gracias por sostener en ese momento tanto, sin saberlo. Y ‚ÄúPerd√≥n‚ÄĚ por haberla castigado tanto emocionalmente, tambi√©n. Perdonarme por lo que no pude ser o hacer. Todo ello me trajo hasta ac√°, entera o juntando los pedazos.¬†Hoy la abrazo y le prometo que lo que viene es hermoso y vale la pena vivirlo.

El taxista al salir del vuelo que lo trajo al país este jueves a la madrugada

8 a√Īos, 3 meses y 8 d√≠as despu√©s

Escobar Ayllón fue capturado este miércoles en la ciudad boliviana El Alto, luego de un trabajo coordinado entre la Policía Federal Argentina (PFA), Gendarmería y la Policía de ese país.

Una de las claves para arrestarlo fue seguir a su familia. En Bolivia, tambi√©n trabajaba como taxista, el mismo oficio que realizaba cuando fue denunciado por la violaci√≥n de Manuela Ponz en el barrio porte√Īo de Colegiales.

El acusado de¬†abuso sexual agravado¬†estaba primero en la lista de pr√≥fugos m√°s buscados por la Unidad Fiscal Especializada en Investigaci√≥n Criminal Compleja (UFECRI). Tras su arribo esta madrugada al aeropuerto internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, qued√≥ alojado en la¬†Alcald√≠a de la Superintendencia de Investigaciones Federales, ubicada el barrio porte√Īo de Villa Lugano.

Este viernes será indagado por el juez en lo Criminal y Correccional 2, Manuel Gorostiaga, y el fiscal Eduardo Cubría.

Tu opinión es importante

Comments

Comments are closed.