Revista VMI

Argentinos anti todo: el coronavirus no existe y la Tierra es plana

0
Anuncio

Jugadon

Por Javier Slucki

Un 27% de los argentinos cree que el coronavirus no existe y un 12% del país cree que la Tierra es plana. Estos reveladores y espeluznantes números son los que se desprenden de una encuesta de opinión realizada por la consultora Zuban Córdoba en la última semana.

Anuncio

La aprobación de Alberto Fernández cae paulatinamente, las preocupaciones económicas crecen y cada vez más gente piensa que el país no avanza en la dirección correcta. Hasta aquí, nada nuevo respecto a lo que mostraron la mayoría de los sondeos realizados en los últimos meses.

Sin embargo, esta vez la encuesta de Zuban Córdoba decidió indagar en un campo nuevo: el de las posturas anticientíficas o “anti todo”, como refiere la propia encuesta.

Anuncio

Banner Fragancias

“Descartando que la gente saliera a protestar porque alguien les pagara, lo cual es un absurdo, me puse a pensar cómo podemos hacer para entender la lógica por la que tanta gente salía a manifestarse de manera tan ruidosa”, explica a BAE Negocios Gustavo Córdoba, director de la consultora junto a Paola Zuban.

La idea fue utilizar frases presentes en el imaginario público y comprobar cuánta gente se sentía realmente identificada con ellas. Los resultados fueron sorprendentes.

Por ejemplo, un 45% se identificó con la frase “el uso del barbijo o cubreboca no evita el contagio del coronavirus”.

Con la frase “coronavirus no te tenemos miedo”, pronunciada por un hombre que esquiaba en Chapelco a inicios de septiembre sin barbijo ni distancia social, se identificó un 40% de los encuestados. Lo más llamativo ni siquiera es eso, sino que la proporción de los que suscribieron a la frase casi no varió entre jóvenes de hasta 30 años (44%) y mayores de 60 (41%).

Además, un 28% se mostró cercano o muy cercano a la frase “el distanciamiento social no sirve para nada”.

Y con la frase más negacionista posible respecto de la pandemia, “el coronavirus no existe, es un negocio de médicos y laboratorios”, comulgó un 27%.

“Son intensos, pero no son ninguna minoría”, define Córdoba.

La epidemia del terraplanismo

Sin embargo, la evaluación de las posturas anticientíficas que hizo Zuban Córdoba no se detuvo en el coronavirus.

Inspirado en un sondeo del diario Folha de Sao Paulo que, dice, detectó que casi el 10% de los brasileños cree que la Tierra es plana, Córdoba decidió realizar la misma prueba en Argentina.

Los resultados fueron aún peores. No solo un 12% se sintió “cercano” o “muy cercano” a la frase “la Tierra es plana”, sino que otro 14% dijo no saber la respuesta.

“Uno de cada cuatro argentinos cree que la Tierra es plana o no sabe si es redonda”, sintetiza el consultor, lejos del 2% o 5% que, según admitió, esperaba antes de hacer la encuesta.

Los datos desagregados muestran que el terraplanismo crece a un 20% entre los jóvenes de entre 16 y 30 años. Además, sube a un 24% entre quienes solo recibieron educación inicial, mientras que baja al 1% entre los que recibieron educación universitaria.

El dato llamativo es que “no hay correlación ideológica según el voto”, remarca Córdoba, o, lo que es lo mismo, el terraplanismo se ubica a ambos lados de la grieta. Entre los encuestados votantes de Mauricio Macri, la creencia en que la Tierra es plana se ubicó en el 13%, mientras que entre los votantes de Alberto Fernández esta idea ascendió al 14,1%.

Por qué crecen los anticiencia

Córdoba explica que estos fenómenos anticientíficos suceden en una sociedad “que consume información sin elementos para diferenciar qué parte es mentira y qué parte es verdad”.

En ese sentido, afirma que no es casualidad que las posturas anticiencia crezcan en sectores de menos nivel educativo, ya que estos son los que más se informan a través de las redes sociales y no de los medios tradicionales.

Por eso, advierte que es un fenómeno que, de la mano de las redes, comenzó a expandirse en la última década, pero que a su vez la pandemia hizo crecer aún más porque “aceleró el traspaso de audiencia de medios tradicionales a medios digitales”.

“Lo que este segmento (de bajo nivel educativo) recibe son clickbaits y fake news, y lee solo los títulos”, señala Córdoba, para quien hoy se vive justamente la etapa de las “fake news industrializadas”, fabricadas a diario de manera específica mediante granjas y trolls.

“Los sectores con poder para generar fake news vieron cómo influir en la agenda de todos los días. Al final del día te interesa que tu posición gane, no importa si es verdad o mentira. El fin justifica los medios”, desarrolla el consultor. Cuando el Gobierno quiere reaccionar a esto, “el daño ya está hecho”, cierra.

 

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.