Policiales

Comenzó el juicio a un hombre por el asesinato de su amigo

0
Raimundo Pereyra, cuando era trasladado a la Penitenciaría. Foto: El Diario.

Villa Mercedes (ED) Solían juntarse a comer algo y tomar unos vinos casi de manera habitual, sobre todo los fines de semana. Raimundo Pereyra y Albino Funes eran amigos, pero la ingesta de alcohol hizo que esa amistad quedara sepultada y una discusión se transformara en una pelea con desenlace fatal: Funes, de 78 años, fue asesinado de 11 puñaladas. Era la noche del 11 de diciembre de 2017. Este martes, la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes comenzó a juzgar a Pereyra por “Homicidio simple”.

El tribunal que lleva adelante el debate oral está compuesto por los jueces Aníbal Atilio Astudillo (presidente), Sebastián Cadelago Filippi y Daniela Estrada. En tanto que Ernesto Lutens es el fiscal.

El debate oral se desarrolló de manera mixta: el fiscal, el defensor oficial, Víctor Endeiza, y Astudillo presenciaron la primera jornada en la sala de juicios orales, mientras que el resto de los magistrados, el acusado y el abogado Néstor Funes, representante de la familia de la víctima, la siguieron por videoconferencia a través de la plataforma Cisco Webex.

En el inicio del debate las partes acordaron suprimir las testimoniales de unos 13 testigos a los efectos de agilizar el juicio. Se trata de las comparecencias a las que, inicialmente, estaban convocados diversos peritos de Policía Científica y otros especialistas cuyos informes ya fueron elevados con anterioridad. En total estaban citadas unas 25 personas.

Anuncio

Banner Fragancias

“Si bien el juicio comenzó, no hubo testimonios. Se acordó que sean doce los testigos en vez de veinticinco. Coincidimos en a quiénes vamos a tomar testimonio, pero había muchos que son peritos cuyos informes ya están en el juzgado. No tenía sentido traerlos al debate”, explicó en diálogo con El Diario el abogado defensor, Víctor Endeiza.

 

 

Según la pesquisa, tras beber vino los amigos discutieron. Funes sufrió 11 puñaladas.

 

 

“La próxima jornada será el jueves. Allí comenzamos con las testimoniales”, agregó el letrado.

Pereyra, de 58 años, en diciembre de 2017 no tenía un trabajo fijo. Solía hacer changas de albañilería o lavar autos. Alquilaba una pieza en una casa ubicada en calle Estado de Israel al 300, entre Mestre y Almafuerte, detrás de la Terminal de Ómnibus de esta ciudad.

No era un hombre problemático o con conflictos pero, según sus vecinos, bebía alcohol con bastante frecuencia y se ponía agresivo cuando estaba ebrio. En esas circunstancias, había tenido problemas con varios de ellos.

La noche del lunes 11 de diciembre estaba con su amigo Albino Funes. Comieron algo y tomaron vino, pero cuando la madrugada avanzó surgió una discusión. Y luego la agresión fatal.

Según la división Homicidios de la Unidad Regional II, en la pieza que Pereyra alquilaba había cuatro botellas de vino vacías y la mesa y sillas estaban desordenadas, por el piso. Al parecer el anfitrión se enojó con Funes —de edad avanzada y dificultades motrices— y comenzó a agredirlo.

Según los pesquisas, el invitado  trató de huir de la furia de su amigo, salió al patio rumbo a la calle, pero Pereyra lo alcanzó con el cuchillo y le asestó 11 puñaladas en distintas zonas del cuerpo. Las heridas en el cuello fueron mortales.

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.