#ReporteCiudadanoPortada

Cuando el amor y la solidaridad pueden mas que la estupidez humana

0
Fotos captura video
Banner Fragancias

Esta es la historia de Domingo (65), cartonero y botellero de profesión, que vive en una muy precaria construcción totalmente aislado de cualquier comodidad, un ranchito de no mas de metro y medio alto hacen que sus noches no transcurran a la intemperie.

Humilde y cabizbajo recorre las calles de Villa Mercedes en busca de botellas, cartón para luego vender, y con esos pesitos comprar sus alimentos y algunos medicamentos que necesita por su reciente operación de riñón.

Sin luz, sin agua, sin sanitarios acurrucado con su fiel compañero, Domingo enfrenta las frías noches, concentrado en su propia supervivencia casi desconociendo la situación sanitaria que atraviesa el planeta.

La muy humilde construcción se encuentra en un terreno a unos metros del peaje de la Ruta 55 Norte, en un lugarcito que le prestaron para acopie los elementos que luego vende, y ahí mismo se encuentra el lugar donde pasa sus días, casi una “cucha” de ladrillos desprolijamente pegados, con chapa y bolsas en el techo para protegerse de la lluvia el frio y la humedad.

Y volviendo al título de esta nota, hablamos de estupidez, y en este caso tiene que ver con la ausencia de humanidad de un grupo de “delincuentes” que en mas de una ocasión decidieron incendiar el ranchito, este jueves policías y bomberos trabajaron para extinguir las llamas que habían consumido en su totalidad las pertenencias del angustiado villamercedino.

Las pérdidas fueron totales, sus harapos quedaron resumidos a cenizas.

El triste hecho tomó estado público en distintos medios de comunicación, que tomaron el incidente y comenzaron a difundirlo pidiendo colaboración de vecinos, inmediatamente irrumpió la solidaridad, en menos de 24 horas Domingo había recibido mucho mas de lo que había perdido.

Colchones, camas, ropa, alimentos, dinero en efectivo y hasta una bicicleta comenzaron a llegar, no solo desde Villa Mercedes, sino de varios lugares de la provincia, que consternados por la situación, despertó el genuino sentimiento de ayuda.

La emoción de Domingo, por tanta colaboración fueron el detonante del entusiasmo por reconstruir la “piecita” que gracias a la colaboración de varios ofrecimientos de albañiles podrá mejorar un poco su forma de vida.

Nosotros como medio de comunicación nos sumamos, desde nuestra profesión, a estos hechos heroicos de seres humanos sensibles, que ante situaciones así aparecen de manera totalmente anónima, a “dar una mano” a un hombre que la está pasando realmente muy mal.

De esto se trata, resiliencia, la capacidad de reconstruirnos, y aun ¡podemos dar mucho mas de nosotros!. Si entre todos aportamos muy poquito, seguramente podremos cambiarle a forma de vivir de Domingo.

Desde VMI los invitamos a soñar, porque no un terreno, luz, agua… Lo básico, lo que cualquier ser humano hoy en día merece…. Y desde la dirigencia, este es un caso digno merecedor de un “Plan” o una “Pensión”…

Actual vivienda de Domingo. Esperemos que no por mucho tiempo…

Leé también:

La mediatización de un caso de indigencia reunió voluntades solidarias

Tu opinión es importante
Chango Mas

Comments

Comments are closed.