Villa MercedesZoom

La UPrO volvió a las clases presenciales con casi 900 alumnos

0

Después de tres meses de estudiar a través de la computadora, casi 900 alumnos de la Universidad Provincial de Oficios (UPrO) volvieron a tomar las herramientas, a reencontrarse con sus compañeros y a tener un intercambio cara a cara con sus docentes. Ayer, la casa de estudios se convirtió en la primera institución educativa en retomar las clases presenciales, con una gran cantidad de protocolos autorizados por el Comité de Crisis.

Anuncio Dale clic

La primera medida de prevención está en las entradas al establecimiento. Aumentaron de tres a cinco el número de ingresos y asignaron puertas distintas para las dieciocho carreras que dictan. Los estudiantes debieron presentar una declaración jurada para poder regresar, en la que dejaron constancia de que no tuvieron ningún contacto con algún caso sospechoso y que no han salido de la provincia, entre otros aspectos.

Anuncio Dale clic

Además, establecieron tres turnos de llegada a la mañana (a las 8, a las 8:30 y a las 9) y conservaron los horarios de la tarde y la noche.  De esa manera, buscan que no se aglomeren las 890 personas que asisten a los cursos y los 160 trabajadores, entre profesores, personal administrativo y de maestranza.

“Teníamos muchas expectativas en esta apertura. Todos recibieron mucha información, a través de las aulas virtuales, sobre cómo íbamos a regresar y notamos un cumplimiento estricto de todo lo que pautamos”, aseguró el rector Joaquín Surroca.

Además de los controles de temperatura y el lavado de manos, hubo protocolos en cada salón en donde se dictan los talleres. “Cada alumno tiene un espacio de dos metros cuadrados, con sus propias herramientas y sus sanitizantes personales para que no tengan que compartir nada”, explicó Virginia Savoretti, la coordinadora de las carreras cortas.

Uno de los mayores desafíos estuvo, justamente, en las clases que son esencialmente prácticas. “En el curso de estilista, la habilidad se aprende haciendo. Estábamos con muchas ganas y nervios, pero nos ha ido muy bien. Dividimos a los cuarenta estudiantes en dos grupos de veinte, que vienen día por medio y se atienden entre ellos”, contó Gustavo Jufré, uno de los instructores.

Anuncio Banner Fragancias

Camila Tonello, una joven que aspira a ser maestra cocinera, contó que con la guía de los docentes es mucho más fácil incorporar los conocimientos. “Lo único que costó un poco es acostumbrarse a desinfectar cada cosa que usamos, pero con el tiempo lo vamos a incorporar”, dijo. Su profesor, Daniel Fernández, agregó que la mayoría de los estudiantes que se inscribieron a comienzo de año continúa con la carrera. “Salieron unos platos hermosos. Nada impide que un cocinero haga lo que le gusta; respetando los protocolos se puede hacer perfectamente”, expresó.

Asimismo, la institución tuvo que reacondicionar varios espacios porque sigue de pie el hospital de atención de patologías leves que el Comité de Crisis levantó en la nave de Ingeniería. Por eso, aprovecharon los espacios de esparcimiento y el buffet, que no pueden utilizarse por el protocolo, para instalar varias aulas. Además, no hubo ni habrá recreos y los sillones de uso común fueron bloqueados con cintas de peligro.

La comunidad educativa tendrá que resignar el tiempo de vacaciones, porque la universidad modificó su calendario académico y no habrá receso invernal, y en el verano se reducirá solo al mes de enero. “Vamos a trabajar todo julio, todo diciembre y todo febrero para cumplir con las horas prácticas que piden los planes de estudio. Hemos tratado de que la calidad educativa no se resienta”, argumentó Surroca.

 

Tu opinión es importante
Dale clic

Comments

Comments are closed.