Policiales

Mas detalles de la investigación del femicidio de Johana Galdeano

0

Con la presencia de la jueza Mirta Ucelay —quien la semana pasada estuvo aislada por ser contacto estrecho de una persona diagnosticada con coronavirus— ayer se desarrollaron audiencias testimoniales que se incorporarán al expediente por el femicidio de Johana Galdeano, delito por el que está detenido el sindicalista de la construcción Juan Carlos Solalinde. Gastón Yllera, abogado que representa al particular damnificado junto a su colega Leticia Latini, le comentó a El Diario que han solicitado una reconstrucción del hecho, medida que, a su entender, podría consolidar dos presunciones: que el cuerpo de la víctima fue movido desde la vereda —donde todo indica que fue ejecutada de cinco tiros— hacia el galpón donde la Policía lo encontró y que a Johana le colocaron un cuchillo en la mano. Es decir, que la escena fue armada y el arma, plantada, como parte de la estrategia que luego trazarían de que el femicida presuntamente se defendió ante un ataque de la joven.

Anuncio

Dale clic

Todas esas acciones (sumadas al hecho de que Solalinde se presentó en la comisaría, confesó ser autor de los disparos y entregó el arma) se habrían concatenado con el propósito de sostener la versión de que Johana ingresó de forma violenta en la propiedad del hombre y que este, para protegerse a él mismo y a su familia, gatilló el arma. “Todos los indicios que se recaban hasta el momento permiten inferir que Johana habría recibido los impactos y habría fallecido en la vereda, y que la escena del crimen habría sido modificada de forma notable, ya que el cuerpo habría sido movido. Por eso hemos pedido una reconstrucción, a los fines de despejar todas las dudas y establecer el lugar exacto en el que Johana fue atacada”, dijo Yllera.

¿Por qué la querella supone que la escena fue armada? “Las manchas hemáticas estaban en la vereda (y eran importantes, tomando en cuenta que murió por una gran pérdida de sangre) y no en el sector donde hallaron el cadáver. Este, además, tenía marcas de arrastre y gramilla en la ropa, cuestión que no condice con el material del sector donde se lo encontró”, enumeró. “Tampoco es conducente lo que declaró Solalinde, quien dice que efectuó un solo disparo, hacia abajo (NdP: según su versión, después de eso, no recuerda nada más). La víctima tiene cinco tiros con un arma de grueso calibre y fueron sobre la caja torácica y el rostro”, agregó.

Yllera comentó que, según un informe que fue incorporado ayer al expediente, Johana recibió cinco tiros. “Un disparo le causó una lesión en la mano izquierda; otro, una herida en el pecho derecho; otro fue en el sector superior izquierdo del abdomen; también hubo un impacto en la mejilla derecha del rostro y otro ocasionó una lesión en la zona interna de la mama izquierda”, enumeró.

Otro dato que destacó es que el cuchillo que la joven tenía en la mano es similar a otros secuestrados en el domicilio de Solalinde. “Es de cocina, tipo serrucho —contó—. En las víctimas de hechos violentos, al momento de fallecer, generalmente el cuerpo se contrae. Por lo que se ve, es como si el cuchillo hubiera sido colocado de forma posterior a la muerte, dispuesto de esa manera. Además, no tiene manchas hemáticas que permitan inferir que se utilizó como arma. Reitero, las manchas de sangre están en la vereda”.

Anuncio

Banner Fragancias

Ayer declararon tres policías —dos del Departamento Homicidios y uno que fue al lugar del hecho y dijo que conocía tanto a la víctima como al victimario y que era amigo de este último— y una persona que, al parecer, al momento del crimen trabajaba en la propiedad de Solalinde, resumió el letrado. Este último no fue testigo presencial, ya que al parecer estaba en otro sector de la propiedad, que es amplia.

Entre hoy y mañana podría declarar la médica forense que hizo la autopsia, Alba Pereira. Y es de interés de la querella que se cite a algunos testigos que podrían dar cuenta de “la violencia que Solalinde ejercía sobre Johana (…), aunque estaban separados, ella era hostigada y no había efectuado denuncias por miedo. La defensa trata de presentar a Johana como una persona violenta, y la realidad es totalmente opuesta”, aseveró.

Inicialmente se refirió que era posible que Solalinde hubiera citado a Johana para que fuera a su domicilio. “Creemos que sí, que así ha sido. Hay medidas de prueba en relación a eso, que tiene que ver con los teléfonos que han sido secuestrados y son peritados”, refirió.

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.