#PolicialesPortada

Primer día del juicio: todo lo que dijo el acusado de matar a golpes a Carla Pereira

0

Nahir Nazareno Pérez declaró en la primera audiencia por el homicidio que ocurrió en el 2017. Lloró antes los jueces y se defendió. Aseguró que la mujer se autolesionó y que sufría violencia por parte de la ex pareja, con la que había tenido un hijo. La fiscalía de instrucción pidió cadena perpetua. El debate se reanudará mañana.

“Ella se pegó sola contra el piso y la pared”, fue la frase más contundente de su declaración, este miércoles pasadas las 10 cuando comenzó el proceso oral que lo tiene como el principal sospechoso de la muerte de su novia, hace dos años. Está imputado por “homicidio doblemente calificado, agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”.

En la primera audiencia, su abogado Vicente Cuesta pidió la nulidad de la acusación por considerar que hubo una detención ilegal. Expuso que la calificación no es la adecuada al igual que la pena solicitada.

El Tribunal que juzgará a Pérez está integrado por Hugo Saá Petrino, Gustavo Miranda Folch y Fernando de Viana. También son parte del debate el fiscal de Cámara, Fernando Rodríguez, y los abogados Mario Aimale (en representación de la madre de la víctima, Claudia Sagripanti), y Candido Assat (personificando a la ex pareja de Pereira, Emanuel Garro y el hijo de ambos).

Carla falleció dos días después de una brutal golpiza.

Cómo se conocieron

El hecho ocurrió el 26 de junio de 2017, en la localidad de La Toma. Pérez, que entonces tenía 17 años, fue denunciado por golpear a su pareja brutalmente. Producto de la agresión, Pereira murió días después.

La única declaración de la jornada fue la de Pérez que se extendió durante 50 minutos. Recordó que se conocieron en abril del 2015, cuando ella tenía 29 y el 14. Fue cuando el adolescente llegó a trabajar en la panadería del padre de Pereira, limpiando bandejas.

“Ella me miraba y se reía”, contó. Dijo que la víctima le pedía ayuda y él se sentía incómodo. En mayo del mismo año aseguró que estaban festejando el Día del Trabajador y él salió de la casa donde se encontraban, y ella fue detrás.

“Me pidió fuego y que le prendiera el cigarro. (…) Me pregunta si tenía miedo y me besó”, precisó. Días más tarde lo invitó a tomar algo en la casa de su familia.

“Me lleva a la pieza porque iba a llegar el padre (…) me dice que tenía calor, se saca la ropa, queda en ropa interior, me dice que me recueste. Se subió encima mío, me empieza a besar, me quiere sacar la remera y le dije que parara. Me dice que me calle, me saca la ropa y la de ella y tuvimos relaciones. Esa había sido mi primera vez”, siguió contando.

Pérez sostuvo que Pereira no lo trataba bien y le decía “maricón”.

“Me enseñó cosas que no sabía, hasta cómo usar un preservativo”, agregó.

Explicó que se vieron a escondidas, debido a que la mujer aún mantenía una relación con Garro, el padre de su hijo. Este último luego de enteró de la situación porque su hermana vio a Pereira con Pérez.

“Cuando pasó eso, Carla y Emanuel discutieron. A los tres días se separaron”, describió.

El imputado también mencionó una situación de violencia de Garro hacia Pereira, en la que él estuvo presente. Aseguró que la ex pareja la golpeó en una habitación de la casa hasta que lo tomó de los brazos. No recordaba con precisión, pero estimó que fue en enero del 2017.

“Garro le dijo ´yo te dije que iba a pasar si te veía con el pendejo´”, rememoró y aseguró que la mujer se autolesionó “para realizar la denuncia”.

Pérez manifestó que en el colegio ejercitaba jabalina y resistencia, mientras que en su vivienda tenía una bolsa y guantes de boxeo con los que practicaba. Negó que haya sido de manera profesional.

El día de la golpiza

Respecto al 26 de junio del 2017, señaló que Garro llegó a su casa para buscar al niño. “Me dice que deje de meter ruido con la hilacha (moto). Me pregunta por Carla y le dije que no la tratara mal”, añadió.

Indicó que discutió con la víctima, tomó la ropa del pequeño y se fue.

“Ella entra llorando diciendo que era mala madre y no servía para nada. Le pega a la mesa y se empieza a golpear. Yo me voy a vestir. Va a la pieza aprieta las cosas, se pega en la nuca contra la pared, se cae de la cama. Se pega con un chifonier”, recordó.

Sostuvo que posteriormente “le agarra como un ataque de nervios” y por eso él se acercó, la tomó del brazo y la sacó de la casa.

“De lo mismo que le faltaba el aire pide auxilio. Sale la vecina (no recuerdo el nombre) y pregunta qué pasó. Ella no contestaba y yo le conté que había discutido con el marido y le había dicho que se llevaría a Agustín a vivir con él”, siguió.

“Entra a la casa (de la vecina) a tomar agua. Sale la mujer y le dice al marido que no me deje entrar porque le había pegado. Después sale y saca a Carla afuera le dije ´señora usted está equivocada´. Me acerco y le doy un abrazo y un beso”, relató.

Dijo que más tarde acudió la Policía y Pereira debía buscar un abrigo porque “estaba fresca la noche”.

“La acompaño hasta la casa. Cuando vamos ella me da otro beso en el cachete y se larga a llorar”, agregó.

“Garro estaba afuera, no entiendo cómo llego. Sale y lo abraza. Se va con los efectivos policiales. Garro me pide la llave de la casa y que me fuera. Antes de que me vaya me dice ´yo te lo dije´”, concluyó.

“De esta no te vas a salvar hasta verte muerta”

Al inicio del juicio, como una de las testimoniales claves para la fiscalía de Instrucción, se leyó la denuncia que realizó Pereira en la Comisaría 16º. En ese momento relató que mantenía con el imputado una relación desde hace un año, mientras que llevaban cuatro meses de convivencia.

En la acusación indicó que desde un comienzo era “agresivo”, pero ella “no le daba importancia”. Aseguró que nunca lo dio a conocer debido a que la amenazaba con hacer daño a su padre.

Dijo que la noche del 26 de junio Garro fue a buscar a su hijo y mencionó una llamada que la víctima le habría realizado desde el teléfono de la hermana. Ese habría sido el desencadenante de los celos de su actual pareja. Al ingresar a la casa, Pérez le reprochó la situación.

“Le dije déjame que te explique y ahí me empezó a pegar con los puños cerrados en la cara, me tiraba de los pelos, y me llevaba de un lado a otro golpeándome con cosas que me chocaba. Me tiró del sillón de un lado a otro con piñas y patadas. Le pedía que me soltara y me diera agua”, narró Pereira.

Expuso que seguidamente la tiró sobre una cama y continuó la agresión golpeando su cabeza contra la pared e intentando ahorcarla.

La mujer quiso escaparse, pero él no se lo permitió. “De esta no te vas a salvar, hasta verte muerta, no te vas a salvar”, le repetía el acusado. Pereira logró salir de la vivienda y mientras él le decía: “¿Qué haces gordita? ¿Por qué te pegas? Mirá lo que te haces”.

Mencionó que fue asistida por una vecina, Eliana, y luego acudió la Policía para trasladarla al Hospital.

A partir de esta exposición, la Fiscalía planteó que Pérez era consciente que los golpes en la cabeza “iban a ser letales” y por eso lo consideró “autor materialmente responsable” del delito de “homicidio doblemente calificado, agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”.

Entre los atenuantes emplazó la corta edad del imputado. Como agravantes expuso las circunstancias de tiempo, espacio y modo. Y por esto solicitó la condena a prisión perpetua.

El pedido de la defensa

Cuesta solicitó la nulidad del expediente porque Pérez fue privado de su libertad y no se le dio la guarda a la familia.

Manifestó cuestionamientos hacia la jueza de Familia, Viviana Oste porque considerar que tuvo una actitud “perversa” al pedir que la familia del acusado se mudara de La Toma hasta Villa Mercedes y debieran cambiar de trabajo o de escuela a los chicos.

También pidió la desacreditación de la convivencia entre el acusado y Pereira porque no superó los dos años como los establece el Código Civil.

A su vez, pidió la nulidad de la acusación fiscal asegurando que no se puede pedir prisión perpetua a menores de edad.

Rodríguez, Assat y Aimale rechazaron la solicitud de la defensa y sostuvieron que “no se ha producido ningún perjuicio”. Por su parte, el Tribunal transmitió que lo resolverá en la sentencia.

El juicio se retomará este jueves a las 9:30. Las partes deberán descartar los testigos que no sean relevantes. Se prevé que el Tribunal se expida el viernes sobre la responsabilidad penal del Pérez, y la jueza de Familia N°2, Viviana Oste deberá determinar el monto de la condena debido a que el acusado era menor de edad cuando ocurrió el hecho.

F: El Chorrillero

Comments

Comments are closed.