En una jornada marcada por la tensión y el descontento laboral, trabajadores municipales de San Luis protagonizaron un contundente reclamo frente a la Intendencia capitalina. Encabezados por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la manifestación buscaba la atención del intendente Gastón Hissa para discutir la reincorporación de aproximadamente 200 empleados despedidos desde el cambio de gobierno el pasado 10 de diciembre.

La jornada de protestas inició en las primeras horas del martes con un corte de ruta frente a Terrazas del Portezuelo, que sirvió como preludio a la movilización hacia el centro de la ciudad. Exempleados de la Municipalidad de San Luis expresaron su descontento y exigieron ser escuchados por las autoridades. La tensión alcanzó su punto máximo cuando, liderados por Fernando Gatica y otros dirigentes sindicales, irrumpieron en la sede de la Intendencia, rompiendo las puertas de ingreso en un gesto simbólico de su frustración y determinación.

Según las declaraciones de los manifestantes, el Municipio ha despedido a alrededor de 200 empleados en el lapso de un mes, generando un clima de incertidumbre y malestar entre los trabajadores afectados. La protesta recibió el respaldo de ATE, que previamente había realizado un corte de ruta en la Autopista de las Serranías Puntanas como parte de su reclamo al gobernador Claudio Poggi. En este contexto, exigían la reactivación del “Tratado de la Toma”, un acuerdo que históricamente ha beneficiado a los trabajadores de las municipalidades provinciales.

Las autoridades locales enfrentan ahora el desafío de gestionar una situación laboral cada vez más tensa y encontrar soluciones que aborden las demandas de los manifestantes, al tiempo que buscan mantener la estabilidad en la administración municipal. El futuro desarrollo de este conflicto laboral queda pendiente, generando interrogantes sobre las acciones que tomarán tanto el gobierno como los trabajadores en los próximos días.