Revista VMI

Ser docente en pandemia, un trabajo de amor

0
Anuncio

Jugadon

Por César Albarracín

Ser docente es un trabajo que siempre requirió de una vocación de servicio que va mas allá del simple desarrollo de una profesión.  De chiquitos siempre nos decían: “La seño es la segunda mamá”.  Y era cierto.  Sin discutir que el rol de la familia y el de la educación es diferente, las horas y el amor que los docentes le brindan a sus alumnos, superan el simple cumplimiento del deber.  No es solo el tiempo en que un docente da clases, sino el diseño de estas, el conocer a cada alumno para tratar de que la enseñanza sea la mas adecuada.  Argentina es un país de tradición docente, con una ley de educación que fue pionera en América.  Con pálidas algunas veces, con satisfacciones, las cosas funcionaban.

Anuncio

Y de repente llega el 2020.  Un año en que la pandemia le robó a los alumnos su vida social, el compartir con sus compañeros.  Les robó el día del estudiante y los viajes a Merlo o La Florida.  Le robó a los que egresan sus viajes, presentaciones de buzos, sus rituales de estudiantes mas grandes.  Pero lo peor, les robó a muchos su motivación para estudiar.

¿Cómo hace un docente para combatir esa desmotivación en sus alumnos en pleno 2020?  El shock del cambio de paradigmas educativos ha sido muy fuerte.  Los docentes tuvieron que alcanzar y superar a los nativos digitales en su capacidad para trabajar a través de la tecnología, y eso no es para nada fácil.  Los sistemas no estaban preparados para dar clases virtuales y, ni los docentes ni los alumnos para trabajar a través de ellos.  Es muy complicado tener que formarse, educar, y motivar a la vez porque, convengamos que la mayoría de los nativos digitales no tienen la costumbre de utilizar los medios tecnológicos para formarse, sino para el ocio y el contacto virtual.

Anuncio

Banner Fragancias

A eso hay que sumarle el hecho del manejo de los tiempos en la virtualidad.  Para las nuevas generaciones, el tiempo virtual no es el mismo que el tiempo de un reloj.  Un nativo digital mira sus terminales a la hora que quiere, y contesta o pregunta a la hora que quiere también.  Manejan Instagram, TikTok y Facebook, pero no un mail.  Han pasado cosas como preguntas de alumnos a la madrugada.  Y también está la contrapartida: profesores que solo subían contenido teórico en grandes cantidades a falta de conocimiento en otras herramientas.  Es que, un docente no es lo mismo que un youtuber o un realizador de contenido de videos, que es lo que mas miran los alumnos en su cotidianeidad.

Para los docentes ha sido un trabajo titánico transmitir conocimientos en este 2020.  Pero lo que quizás ellos no se den cuenta, es que este es su año.  Es el año en que comenzó de verdad el cambio de paradigmas con respecto a la educación.  Los docentes del 2020, con todo en contra, están escribiendo en la nube las nuevas páginas de la historia de la educación.  Son héroes.  Un aplauso de pie para ellos.

 

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.