#PolicialesPortada

Un hombre fue encontrado sin vida dentro de una casa ajena a la suya.

0

La autopsia determinó que murió de un shock hipovolémico.

Se llamaba Diego Armando “el negro chamí o el lagrimita” González. Tenía 38 años. Fue identificado por sus familiares y vivía en la calle Brasil de esa ciudad. Tenía antecedentes policiales y penales.

Personal policial toma conocimiento este sábado cerca de las 13 horas de que, en una de las dependencias de una casa en construcción ubicada en calle Los Álamos al 2045, su propietario (que no vive allí pero que había concurrido minutos antes a darle de comer a su can) encontró el cuerpo sin vida de un hombre semidesnudo, sentado de espaldas a la pared, con manchas de sangre. En virtud de ello avisa a la Comisaría Seccional 9° con jurisdicción en la zona.

Cuando los uniformados de Homicidios, Policía Científica, Su Señoría Jueza del Crimen de turno, la médica forense, se disponen a ingresar al inmueble constatan:

la vivienda tiene rejas, que en su parte superior terminan en puntas cortantes de acero.

la puerta de ingreso a simple vista no estaba rota.

en el pasillo había manchas de sangre, ropas dispersas, un par de zapatillas.

Ya en el lugar no se observaron signos de pelea.

El cuerpo “a simple vista” no tenía lesiones de riña. En la pierna izquierda poseía una lesión punzo cortante.

Se conjetura en forma preventiva que González habría ingresado por sobre las rejas y se habría lesionado. Con sus prendas de vestir habría intentado hacerse un torniquete.

Habrían pasado unas 24 horas o más de su deceso.

Cuando fue movido su cuerpo aún emanaba olor a alcohol.

Las actuaciones han sido caratuladas preventivamente “Av. muerte”

La autopsia determinó que había fallecido de un “shock hipovolémico por rotura de vaso sanguíneo de miembro inferior izquierdo”

Comments

Comments are closed.