PolicialesPortada

Una fiesta de egresados fue suspendida antes de empezar por exceso de invitados

0

Lo que ocurrió la noche de este domingo en el salón de eventos Zanzibar, en Villa Mercedes, fue un bochorno. A apenas a una hora de haber comenzado su fiesta de egresados, los alumnos del Instituto Nuestra Señora del Carmen debieron regresar a su casa sin siquiera haber terminado de cenar. ¿El motivo?: había más de un centenar de personas que las permitidas por el Comité de Crisis, que no se habían hisopado para concurrir al evento y que no cumplían con ninguna de las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus.

La subcomisaria Irma Villafañe, jefa de la Comisaría 30ª de Villa Mercedes, estuvo a cargo del procedimiento, que comenzó a las diez de la noche tras un aviso de la patrulla urbana del municipio de la ciudad.

El titular del salón, ubicado sobre calle La Fortuna, a unos 50 metros de avenida Jorge Newbery, es Claudio Abgch, pero quien salió a recibir a las autoridades fue su madre, Sonia Guillaimin.

A simple vista, la cantidad de vehículos e incluso el tumulto de gente en las mesas les hizo presumir a los policías que algo no estaba bien, pero la mujer adujo tener todo en regla y autorización de Comité de Crisis de San Luis para la realización del festejo.

Anuncio

Banner Fragancias

Pero en el documento, explicó Villafañe, solo se autorizaba como asistentes a 34 alumnos y dos padres, ya que el protocolo permite dos tutores por cada 20 chicos. “Esos 34 egresados estaban en una lista y todos se habían sometido a un análisis de PCR, también los adultos autorizados. Por motivos personales hubo 3 estudiantes que no acudieron a la fiesta”, detalló.

La sorpresa fue que, al final del conteo, se identificó a 103 padres más que los permitidos, elevando el número de asistentes a unas 140 personas.

Villafañe se comunicó con la jueza Antonella Panero, que subroga el juzgado Correccional 1 de Villa Mercedes, quien ordenó se interrumpiera la fiesta, dispersara a los presentes y se les tomara los datos de trazabilidad a los no autorizados. Como si tuvieran la culpa, el personal policial fue blanco de los insultos.

Panero ordenó labrar un sumario contra Guillaimin por infracción del Decreto de Necesidad y Urgencia 325/2020 y por violar el artículo 205 del Código Penal, que reprocha a quien no cumpla con la medidas necesarias para evitar la propagación de una pandemia.

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.