PolicialesVilla Mercedes

Villa Mercedes: Piden 13 años de prisión para acusado de abuso

0

Para el fiscal, Ernesto Lutens, y para la Defensora de Menores 2, Yesica Agüero, A.A.P. no solo debería ser condenado por haber abusado de su exhijastra y de dos hijos biológicos, sino que hasta debería ser sentenciado por un delito más gravoso. Por eso, les solicitaron a los jueces de la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes que lo condenen no solo por “abuso sexual agravado por la convivencia” en perjuicio de su exhijastra C., sino también por “abuso sexual gravemente ultrajante” a sus hijos G. y F. Lo que las víctimas relataron y lo que los profesionales del Poder Judicial concluyeron después de hablar con los chicos son, para Agüero y Lutens, pruebas suficientes que dan cuenta de que el hombre manoseó a los niños varias veces. Por eso, el fiscal pidió que sea castigado con 13 años de prisión. En cambio, para el defensor, Ariel Becerra, se dio todo lo contrario. Requirió que su cliente sea absuelto porque los abusos no pudieron ser probados y hasta solicitó la nulidad de los informes de la Cámara Gesell porque, según él, carecen de total objetividad.

El Hornito Santiagueño

La Defensora de Menores y el fiscal hicieron un breve repaso de lo denunciado. Señalaron los dos momentos en que el acusado manoseó a su hijastra. El primero de los abusos ocurrió en 2011, un día que la madre y la hermana de la víctima dormían en el comedor, recordaron. A.A.P fue hasta el dormitorio de la chica, se acostó en su cama y la tocó en sus partes íntimas. Recordaron que C. le contó a su mamá lo que su padrastro le había hecho. Entonces la nena fue enviada a un psicólogo, pero cuando el acusado y su madre se reconciliaron, de alguna manera lograron convencerla de que, en realidad, ella malinterpretó ese tocamiento de A.A.P. Por eso, cuatro años después, cuando él volvió a manosearla, ella no quiso hablar. Calló tres años y se animó a sacarlo a la luz cuando vio que la relación entre su madre y su padrastro se había terminado.

Es más, le reveló a la mujer, y luego lo confirmó cuando denunció a su expadrastro ante la Justicia, que aquella vez, el hombre hasta le ordenó que no dijera nada como había hecho la primera vez.

Lo que suma veracidad a lo revelado por C. fue lo que sus hermanos G. y F. le dijeron luego a su madre. “¿Cómo no le vas a creer a C.? Si a nosotros (A.A.P.) nos hacía lo mismo”, le preguntó F. a su mamá.

Anuncio

Banner Fragancias

Los chicos confirmaron en la Cámara Gesell que su padre tenía la costumbre de manosearlos en sus partes íntimas cuando jugaban a la lucha y, sobre todo, a las cosquillas. Él les decía que era un juego, pero con los años las víctimas entendieron que no era eso.

La psicóloga Hanya Costa y el psiquiatra Diego Mayor concluyeron que lo dicho por los chicos no era producto de fantasías ni mentiras. Lo que uno contaba se corroboraba con lo que decía el otro, pues además de ser víctimas, fueron entre sí testigos de los abusos, señalaron Lutens y Agüero.

A su turno, Becerra desestimó los resultados de la Cámara Gesell. Recordó que la hijastra de su cliente ya había visto a un psicólogo tras “el episodio de 2011” y que ese profesional concluyó que no existió abuso. “Entonces, ¿cómo el psicólogo del Poder Judicial va a invalidar lo que dijo otro colega? Esto pone en cuestionamiento la validez de la objetividad de esa ciencia”, manifestó.

Subrayó que a esta altura de la causa, luego de dos años de investigación, de recursos presentados ante la Cámara y de una acusación ya hecha por la fiscal de instrucción, no corresponde el pedido de cambio de calificación del delito propuesto por el fiscal de Cámara.

Al final de los alegatos, el acusado dijo: “Quiero que esto termine. Hace dos años que estoy privado de mi libertad. Jamás tuve la intención de hacerles mal a mis hijos y les pido disculpas si lo hice… Solo quise ser un padre presente”. El lunes darán a conocer su veredicto.

Tu opinión es importante
Muchas gracias por considerar nuestro trabajo diario.

Tu aporte de $200 nos ayuda a cubrir algunos costos.

Comments

Comments are closed.